El Observatorio

Por qué construir un Observatorio de la Conflictividad Social?

La modalidad de observatorio sirve para construir cotidianamente datos sobre ciertos procesos sociales, analizar su desenvolvimiento y describir sus características. En nuestro caso, pretendemos seguir el pulso de la cuestión social a partir de una de sus expresiones más reveladoras: la conflictividad social.

Para nosotros, el conflicto es un indicador sintético del espacio social, ya que revela los sujetos que disputan en él, los bienes que están en discusión,viagra 50mg y el sentido que asume la protesta. Es decir, que el seguimiento de los conflictos refiere tanto a la configuración de la estructuración social de hoy como al movimiento de la misma y su posible transformación-modificación en el escenario futuro.

Nuestra intención se completa con otro objetivo, que es producir conocimiento sobre el tema específicamente en el ámbito provincial, ya que si bien hay Observatorios Nacionales que registran el tema, lo hacen tomando como fuente a los diarios de circulación nacional que sub-registran informaciones sobre los ámbitos provinciales. Aunado a esto, las problemáticas que emergen en las formaciones sociales regionales son diferenciales y asumen cierta singularidad en el interior del país, las que son generalmente invisibilizadas.

En este sentido esperamos que nuestro aporte sea doble: por una parte potenciar los estudios sociales regionales sentando las bases de un programa de investigación que pretende sostenerse en el tiempo.

Por otra parte, proyecta sumar a los esfuerzos de las ciencias sociales contemporáneas (en referencia a los estudios del trabajo, de los conflictos y movimientos sociales, entre otras) en buy xanax online su interés de investigar el perfil actual de nuestra sociedad y sus particularidades en los albores del siglo XXI.

Pretendemos contribuir al campo de los estudios sociales desde una perspectiva que evada los dualismos para configurar una mirada compleja. En este sentido nuestra concepción de conflicto elude la noción bipartita de una sociología del orden versus una sociología del conflicto sino que comprende al mismo como relación social que siempre y de diversos modos se manifiesta y emerge en las sociedades concretas.

Proponemos indagar, entonces, los siguientes ejes problemáticos:

¿Cómo se expresan los conflictos que disputan sentido acerca de las over the counter antibiotics transformaciones actuales del capital en el espacio regional mendocino?
¿Cómo se relacionan las transformaciones de la acumulación del capital en la provincia de Mendoza, con la emergencia y visibilización del conflicto social en el espacio público?
¿Cuáles son los caracteres específicos de los sujetos protagonistas de los conflictos en el espacio social mendocino?
¿De qué modo presentan sus demandas y a qué sujetos/actores/instituciones/situaciones interpelan?

Objetivos

Analizar los procesos de conflictividad social en la región, sus características, dinámica y sujetos, a partir del análisis de los procesos de disputa acaecidos en la Provincia de Mendoza durante el período posterior a la crisis de 2001.

Objetivos Específicos

  • Analizar y comprender los ciclos de protesta (su ubicación temporo-espacial al interior del ámbito provincial), las formas en que los conflictos se presentan en el espacio público y la resolución o recurrencia de los mismos. Consolidar y consistir en función de este objetivo la técnica desarrollada para la construcción de información.
  • Caracterizar los sujetos intervinientes, la especificidad de sus demandas y orientación de las mismas en el escenario regional, los modos o repertorios de acción que presentan en el espacio público y sus formas de agregación u organización.
  • Interpretar continuidades y especificidades de los conflictos emergentes en Mendoza y comparar la impronta de los mismos con las tramas conflictuales detectadas a nivel país por otras investigaciones afines a la propuesta.

Hipótesis

Partimos del supuesto que vincula la novedad de los procesos de conflictividad social con una nueva forma de mercantilización que se expresa en la centralidad de los conflictos en tono a los bienes comunes y en los modos aggiornados que adopta la extorsión de las capacidades laborales. Bajo este marco, el supuesto que guía la investigación sostiene la centralidad de dos tipos principales de sujetos en conflicto, que a su modo identifican las contradicciones entre capital-trabajo y capital-naturaleza:

El primero atañe al mundo del trabajo. Nuestro supuesto guía es que debido al contexto de crisis internacional y sus repercusiones al interior de la formación social mendocina, la conflictividad laboral será la protagonista principal. Como connotación singular, el eje de las demandas se centrará en el salario y en las condiciones laborales, interpelando fundamentalmente al Estado.

El segundo sujeto tiene un anclaje territorial y enfrenta el impulso de la colonización del capital hacia nuevas áreas, sectores de la vida social o actividades productivas, desarrolladas bajo una nueva modalidad. El sujeto se deslocaliza-relocaliza y aparece en aquellos lugares donde se intenta ubicar algún emprendimiento que ponga en jaque los bienes comunes e interpela en forma conjunta al estado y sectores privados. En términos generales su identidad se construye como ‘asambleístas’ en disputa por las formas que adquiere la depredación de la naturaleza.

Metodología

El tipo de investigación que planteamos es descriptiva-explicativa en torno a la conflictividad social en la provincia de Mendoza. En este sentido, el presente diseño flexible apela a dos estrategias metodológicas (cuantitativas y cualitativas) que se desarrollarán en diferentes fases (tres en total) las cuales no son pensadas como momentos estancos sino en permanente diálogo.

En primer lugar, los diversos aspectos a analizar en este complejo campo de lo social suponen la elección de una perspectiva a modo de recorte y focalización de la problemática, es decir, explicitar ciertas delimitaciones espacio-temporales acerca de la investigación. Así, es pertinente destacar la importancia de nuestro objeto de análisis -los conflictos- ya que consideramos a los mismos como una clave de interpretación para dar cuenta de la dinámica de transformación de la estructura social, sin asumir a la misma como una entelequia dada sino en permanente cambio y puesta en cuestión. En este sentido, el conflicto se concreta en ciclos de protestas, luchas y resistencias; los sujetos intervinientes y emergentes, en actores sociales concretos que se visibilizan en el espacio público; las demandas se materializan en acciones orientadas hacia otros interlocutores sociales. Todo esto conforma un “espacio” que es posible sondear a través de un Observatorio de la Conflictividad Social.

El eje de esta investigación asume dos tramas de relaciones conflictuales: los modos de relación social establecidos a través del trabajo (conflictos capital –trabajo) y las relaciones entre las poblaciones y el ámbito natural circundante (conflictos socio-ambientales), que a la vez que habilita, constriñe los desarrollos específicos de una región dada. Es decir, nuestro recorte del objeto se ciñe en el análisis y descripción de estos dos tipos de conflictos relevantes para comprender lo que actualmente está en disputa en nuestra región.

En referencia al recorte temporal y asimilando la propuesta de sostener una genealogía del conflicto proponemos una línea flexible de registro temporal sustentada en las significación de los sujetos involucrados. En tal sentido el corte ‘intemporal’ será situado post crisis del 2001 para remitir desde allí a las narraciones de los sujetos. Esta elección afirma la construcción de datos y conocimiento en un continum que contempla un “inicio” y no un ‘origen’ de los procesos evaluados. Es decir, de algún modo la intención es que los mismos protagonistas en sus relatos identifiquen ciertos hitos, lapsos claves y momentos, no como un a priori impuesto por el investigador sino desde sus experiencias.

Sin embargo cabe aquí una aclaración. La base de datos que contruimos como una de las fases de este proyecto (que se propone sostener, mejorar y desarrollar a través del mismo), se sustancia en una estrategia de tipo cuantitativa y por su naturaleza y diseño precisa de una delimitación taxativa del recorte temporal. Este se fijó en Abril de 2009, fecha de inicio del registro periódico de la conflictualidad a través de su representación mediática. Sin embargo, asumimos que cualquier atribución de una fecha de corte es arbitraria en sí misma, visto que los procesos de conflictos y sus sujetos responden a una dinámica singular en tanto relación social que se expresa en un continuum espacio-temporal. Su delimitación fechada entonces, sólo responde a nuestro interés en establecer una línea de base que pruebe una metodología y a través del proceso investigativo intente modificar las circunscripciones señaladas.

Fases o Etapas

 Primera fase:

En relación a la primera fase mencionada, es destacable que la misma se apoya sobre el trabajo previo desempeñado por este equipo de investigación. Para tal fin hemos diseñado y puesto a prueba un instrumento de registro de conflictos sociales sostenido por la sistematización de información periodística en una base de datos. El mismo se ha realizado a partir del relevamiento del diario de mayor circulación y antigüedad en la provincia (Diario Los Andes). Esta etapa, predominantemente cuantitativa, se asienta en el reconocimiento, descripción y cuantificación de las representaciones que sobre los conflictos realiza uno de los principales medios de comunicación del quehacer local.

En términos operativos, la búsqueda y selección de las noticias se lleva a cabo diariamente, es decir, se releva el periódico seleccionado de lunes a domingo para el conjunto del periodo determinado. Para tal fin, la totalidad de los miembros del equipo de investigación se encuentran capacitados y entrenados en esta actividad. El equipo de investigación ha sido capacitado y participó en reuniones teóricas-metodológicas cuyo corolario fue la elaboración de un ‘Manual de Carga’ e ‘Instructivo Operativo’ a tales fines.

Segunda fase

En relación a la fase cualitativa, la misma también cuenta con avances previos. En articulación con la matriz de datos y para dar cuenta de la complejidad de la problemática abordada, recurrimos a la estrategia cualitativa de investigación. De este modo, podemos indicar que hemos realizado, desgrabado y analizado una serie de entrevistas no estructuradas a actores claves (delegados y trabajadores) que han participado en conflictos paradigmáticos (tal cual se evidenció en la base de datos.

Las estrategias cualitativas en su sentido estricto contribuyen a la comprensión y la construcción de categorías emergentes. Actúan sobre contextos reales donde el investigador/observador procura acceder a estructuras significativas de éstos mediante la participación en ellos. Parten de un trabajo de campo sobre un fenómeno empírico socialmente localizado y definido por su propia historia. Producen datos descriptivos a partir de las propias palabras de las personas (habladas o escritas) y de la conducta observable (Vasilachis, 1992)
Teniendo en cuenta que el campo de los conflictos sociales está atravesado por los significados que les atribuyen los sujetos intervinientes en los mismos, el abordaje cualitativo nos permite integrar nuevos hallazgos en el cuerpo colectivo de conocimiento en confrontación con datos y argumentos teóricos.

Tercera fase: Reconstrucción Articulada

Utilizamos la noción de Observatorio como síntesis del diseño investigativo propuesto y como nominación de la tercera fase del recorrido investigativo asumido, debido a su naturaleza polifacética en relación con el diálogo entre estrategias cualitativas y cuantitativas. Observar es para nosotros la piedra angular entre las técnicas de investigación científica que a la vez que participa en el aprendizaje y construcción del conocimiento del entorno, lo conmueve, constituye y sin duda, incide en él. En este sentido la fase de análisis se constituye en la conformación misma del Observatorio de Conflictividad Social en Mendoza como explicación densa y reflexiva del proceso de investigación.

Dicho Observatorio es la culminación interpretativa del uso diferencial de fuentes (la base construida a tales efectos por el equipo de investigación); los archivos hemerográficos y de otros tipos de lenguajes y expresiones (fílmicos, fotográficos, electrónicos, escritos). También es el corolario necesario de la vinculación del investigador con los agentes que se movilizan en el campo y que aportan el sentido de la acción en sus diversos lenguajes, los que al mismo momento, dialogan con la mediación y sentidos que asume el investigador mismo.

Las razones para la combinación de métodos y fuentes en este sentido son: la complejidad del abordaje de la problemática propuesta, su consistencia con los objetivos específicos diseñados y la coherencia de ambos en función de los supuestos que orientan la investigación. El camino metodológico sostenido por ambas estrategias (cuantitativas y cualitativas) empleadas en conjunto, se vigorizará mutuamente brindando percepciones que ninguna de las dos podría conseguir aisladamente; así el empleo complementario de múltiples técnicas con las cuales efectuaremos la triangulación limitará los potenciales sesgos de unas y otras.

 

 

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *